Los Simpsons predijeron su propia decadencia.

Cuando una serie de televisión lleva tanto tiempo en antena, ya sea de animación o de imagen real, es inevitable que la frescura con la que comienza se vaya desgastando con el paso de los años. En el caso de Los Simpson, con más de 30 temporadas a sus espaldas, prácticamente se han agotado toda originalidad. 

David X Cohen, Poochie y la decadencia.

David X Cohen es uno de los guionista de la etapa clásica de Los Simpson, que nos ha traído maravillas como “22 Historias cortas sobre Springfield” o ” Rasca, Pica y Poochi”. Vamos a prestar especial atención a este último, Rasca, Pica y Poochie, un capítulo que se ha vuelto muy especial en la historia de Los Simpsons.

Este episodio es una muestra de su calidad como guionista y con él conseguían el record Guiness de ser la serie animada que más capítulos había estrenado en TV. Destronando de esta manera a Los Picapiedra que habían estrenado 166 capítulos entre 1960 y 1966.




Los Picapiedras: predecesores de Los Simpsons y su decadencia.

Los Picapiedra tuvieron los mismos problemas de falta de originalidad a los que se enfrentaron Los Simpson. Por ejemplo, en el final de la serie introdujeron un nuevo personaje llamado Gazú, un marciano al que solo podían ver Pedro y Pablo y que les cumplía deseos.

Cuando una serie se ve obligada a hacer movimientos tan arriesgados, absurdos y locos para recuperar la atención de su audiencia, se dice que han hecho “El salto del tiburón”.

Este termino se puso en honor al personaje de Fonzie en la serie “Días Felices”. Una serie de comedia clásica que contaba las vivencias de adolescentes. En un capítulo de este serial, debido a  una apuesta Fonzie se ve obligado a saltar por una rampa, con esquís acuáticos por encima de tiburones. Ese momento fue un intento arriesgado, absurdo y loco por intentar recuperar la atención de su audiencia.

Poochie, el presagio de la decadencia.

El capítulo de Rasca, Pica y Poochie, es un episodio que conmemora el record antes mencionado, pero lejos de plantearlo como una celebración, se nos presenta como una reflexión. El episodio cuestiona a la propia serie planteando la duda de cuanto tiempo puedes seguir en antena, siendo vigente y siendo fiel a la audiencia.

Aquel episodio, en un paralelismo con Los Picapiedras, se introduce un nuevo personaje en la serie de Rasca y pica con la intención de recuperar la atención de los espectadores. De esta manera, durante todo el capítulo se explora la idea de si Rasca y Pica están haciendo lo correcto, como una metáfora del rumbo que estaba tomando la propia serie.

Y aunque la serie no llega a responder la pregunta de “¿Cuánto tiempo puedes estar vigente antes de saltar el tiburón?”, finalmente la historia puso a Los Simpsons en su lugar. Nada es eterno y la calidad se puede perder fácilmente.




Cine y series

Deja una respuesta