Gi Joe X Street Fighter: Una colección de figuras de culto.

Si existe un rey en los videojuegos de lucha, está claro que el trono lo ocupa Street Fighter. Más allá de que os guste o no, Street Fighter es el rey en su genero. Su impacto social nunca fue igualado por ningún otro videojuego y culturalmente ha dejado marca. No se puede hablar de los años 90, y su cultura popular, sin mencionar este titulo.

Esta fuerte presencia en la sociedad ha provocado que a lo largo de los años tengamos muchos productos relacionados con la franquicia. Y si uno destaca a mi parecer, son las figuras de acción de los 90 editadas bajo la popular marca de figuras de acción G.I. Joe.

Capcom y Hasbro crean G.I. Joe de Street Fighter.

En la primera mitad de los 90, Street Fighter había publicado su titulo más popular hasta la fecha en todo el mundo: Street Fighter II. Este juego estaba presente en todas las salas de arcade.

En esta primera mitad de la década la popularidad del juego era altísimo.  Se llegaron a estrenar animes, películas en DVD, series de televisión y hasta un  live action protagonizado por Jean-Claude Van Damme y Raul Julia. Y no era de extrañar que salieran juguetes de dicha franquicia al mercado.



Los GI Joe de Street Fighter

Era cuestión de tiempo que, con todo el boom de Street Fighter, que acabaran saliendo juguetes de esta franquicia. Pero lo curioso fue el formato en el que salieron. Lo lógico en la época es que estos muñecos estuviesen basados en series de televisión o en películas, pero este no fue el caso de Street Fighter. Sus figuras se basaron directamente en el videojuego y en los juguetes de la popular linea G.I. Joe.

Hay que tener en cuenta que G.I. Joe vivía una época maravillosa. Desde 1982 hasta 1994 G.I. Joe estuvo publicando una serie de figuras y vehículos por año. Esto significa que en esa época saco al mercado cientos de figuras. Era fácil y económico para Hasbro utilizar esta producción para lanzar nuevos artículos. Aun así, se hace curioso que uniera su principal marca con la de Capcom, creando de esta forma un impresionante crossover.

Las figuras de Street Fighter

Estas figuras se fabricaron y lanzaron al mercado entre 1993 y 1994 en el formato estandar de 3/4 pulgadas de G.I Joe. Cada muñeco retrataba a los principales personajes del juego: Ryu, Ken, Guile, Chun-Li, Blanka, Bison, Honda, Dhalsim, Zangief, Vega, Balrog y Sagat.

Para crearlas no se reutilizaron moldes de otros personajes de GI Joe, si no que se crearon uno nuevo para cada uno. No obstante, al utilizar el modelo de G.I. Joe con los personajes de videojuegos no obtuvieron el mejor resultado. Personajes como Honda o Sagat tenían aun forma física que resultaba algo rara. Lo mismo pasaba con las caras de personajes como Chun-Li o Guile.



Diferentes ediciones y vehículos.

Con el correr de los años G.I. Joe fue publicando diferentes artículos relacionados con la marca. Lo primero fueron los vehículos, un producto muy típico dentro del universo Hasbro, pero que una vez más hacían que esta colección de Street Fighter sea rara. Hay que recordar que esto se basa solo en el videojuego, que es de lucha y por tanto no tiene vehículos.

No obstante, Hasbro seguía intentando ser fiel al juego. Por ello con cada vehículo venia un personaje de regalo, que a diferencia de la versión estándar, venían pintados con los trajes alternativos del juego.

La edición de 5 pulgadas y de Street Fighter: The Movie

En 1995 G.I. Joe relanzo las figuras en su tamaño original de 5 pulgadas (12,7 cm). Este formato recreaba las primeras figuras de la linea, y como no, también adaptaron a los personajes de Street Fighter. Así fue que se editaron a los personajes en los formatos clásicos de la linea de Hasbro.

Vídeo relacionado: ¿Se puede vivir de jugar al Street Fighter?

Y coincidiendo con el estreno de Street Fighter: The Movie, Hasbro volvió a editar las figuras de Street Fighter en el formato habitual de aquel entonces. La diferencia es que esta vez los personajes estaban basados en la película y no en los juegos.



Colección, Videojuegos

Deja una respuesta