Qué es coleccionar y por dónde empezar

Coleccionar es algo muy simple: “coleccionar se basa en acumular de objetos que aportan un valor específico siguiendo un patrón específico”.  Esto significa que coleccionar es reunir objetos que nos aporten valor y fuertes emociones bajo las condiciones que nosotros querramos.

Un ejemplo: En tu infancia Dragon Ball te enseño muchos valores, por lo cual juntas objetos de Dragon Ball que te recuerden esos valores que te aportó la serie. Los objetos específicos son las figuras de Dragon Ball y el orden patrón específico es “solo objetos que me recuerden los valores que la serie me ofreció”.

Antes de empezar cualquier colección es importante recalcar que sean COSAS QUE TE APORTE VALOR. Es importante que tengas muy claro que deseas coleccionar.




La importancia del valor de una colección

La idea es que empieces coleccionar los artículos que aporten valor, pero tampoco es cuestión de hacerlo a golpe de cartera (lo más caro no siempre es lo mejor).

Los objetos que se coleccionan solo por el hecho de ser caros carecen de valor real. Estás coleccionan aportan más por “el subidón” de comprar algo caro y presumir de ello que por su valor real.

Lo importante a la hora de coleccionar es capturar objetos con los que se tenga una fuerte conexión emocional. Es por ello que una de las grandes virtudes del coleccionismo es la sensación de “cacería” o “búsqueda del tesoro”.

¿Qué es ir de Cacería?

La cacería es como se conoce a la acción de salir en busca de objetos específicos para tu colección. Esta cacería se produce habitualmente cuando se buscan artículos escasos, y producen una gran satisfacción cuando se cumple el objetivo de “cazar” el objeto perseguido.




Motivos para empezar a coleccionar

Es bastante habitual empezar una colección por nostalgia, pasión o inspirados por alguien a quien admiramos (ya sea un influencer,  youtuber o amigo cercano) aunque su pasión no sea la misma que la nuestra.

Es muy normal que un vídeo de un youtuber o instagramer enseñando su colección de comics de Spiderman nos inspire y nos empuje a comprar un montón de comics. También es muy normal que pasen los meses sin que leamos los cómics que hemos comprado y sin que sus historias nos aporten valor.

A la larga estos comics acabarán en tiendas de segunda mano donde serán presa de la cacería de otro que sí los anhele. Por eso es importante, para que no tiremos nuestro dinero y tiempo, que coleccionemos con cabeza.

¿Qué te inspira a ti? ¿Qué es lo que te gusta? ¿Qué te aporta valor? La respuesta a estas preguntas es lo que debes coleccionar. 




Evita ser un coleccionista acumulador

Por último es importante que sepas que existe un tipo de coleccionista llamado acumulador. Estas personas se caracterizan por acumular cosas de aquello que les gusta sin importar lo que sea. No distinguen de si les aporta valor o no, solo les importan si ya lo tienen o no. Nuestra opinión respecto a ser un acumulador se resume en la frase de la célebre Marie Kondo  “Si no te provoca ninguna sensación, deshazte de él”. 

Y aunque no tomemos esta afirmación siempre de forma literal, viene bastante a cuento. Debe quedarnos claro que es lo que estamos coleccionando y por qué es importante para nosotros. Todos los objetos de nuestra colección deben ser algo que “sume” en nuestras vidas y no un objeto que solo consuma tiempo, espacio y dinero.

Muchas veces se da el caso de que una colección nos aporta mucho pero que con el paso de los años perdemos interés y acabamos comprando artículos en “en piloto automático”. Esto es malo, porque al final solo es otra forma de comprar por comprar.

Nuestro consejo es que te deshagas y evites las colecciones o articulos que no aporten. Quedate solo con aquello que te aporte un valor real a tu vida.




Colección, Tutoriales

Deja una respuesta