¡Los Hot Wheels más difíciles de conseguir!

A continuación te compartimos la lista de los 10 coches de Hot Wheels más raros y caros hasta la fecha. Todos estos vehículos son muy difíciles de conseguir. Si vas a luchar por atraparlos, prepárate para una complicada y cara cacería.

Firebird Funny Car, edición 271 de 1995

Cada coche de Hot Wheels recibe dos numeraciones principales. Una corresponde a su linea de colección y otra a la colección general de cada año. La primera numeración nos dice el lugar que ocupa tu vehículo en una colección concreta de un año concreto. De esta forma resulta más sencillo coleccionar una línea de coches. Si coleccionas solo coches de películas o de Batman, con esta numeración sabes exactamente qué tienes y qué te falta para completarla.

La segunda numeración es la global. Cada año se publican cientos de coches nuevos y cada uno recibe un número. Este número cumple la misma función que el anterior señalado, pero con la diferencia de que aquí hace referencia al total de coches editados en el año. De esa forma coleccionar es más sencillo, solo tienes que tener todos los números del primero al último.

La numeración de Firebird Funny Car de 1995

Con el Firebird Funny Car de 1995 la cosa se complicó un poco. En ese año el vehículo se reeditó con un nuevo nombre, Side-Splitter, y se modificó su diseño original de Larry Wood (famoso diseñador de la marca) cambiando los colores del mismo. En la colección de dicho año recibió el numero 277, salvo por unos pocos que tuvieron un importante fallo.

Doce de los coches editados ese año llevaron la numeración 271, lo cual creaba una posible complicación para coleccionar los coches de 1995. Como tan solo fueron doce coches con ese fallo, ahora cada uno de ellos se cotiza entre 1000 y 3500 dólares, dependiendo de si vienen empaquetados o no. Hasta ahora solo se han encontrado 6 de estos 12 coches.



Olds 442, de 1971

Otro coche importante de la lista es el Olds 442. Este Hot Wheels también fue diseñado por Larry Wood. Lo creó en 1970 y no salió al mercado hasta 1971. Para su creación se basó en un Oldsmobile 442.

Este vehículo forma parte de la llamada era Red Line, una época que entra entre 1968 y 1977. Fueron años muy importantes para la marca, ya que presentaron los coches que la consagraron y convirtieron en lo que es hoy en día.

El nombre de estos años viene dado por las ruedas de los coches. Cada uno traía una delgada línea roja decorativa en su lateral. Este coche en concreto es el más difícil de encontrar de aquellos años, y sin lugar a dudas es el más demandado. Una edición de 1971 en color salmón o rosa puede valer entre 1400 y 2000 dólares. En un tono morado puede costar hasta $5000.

Existen muchas reediciones de este famoso coche (la ultima salió al mercado en 2014), pero la más importante de todas es esta, la de 1971.

Rodger Dodger de 1974 en azul.

El 1974 se editó, dentro de la línea Flying Colors, el coche Rodger Dodger. Este Hot Wheels fue diseñado por el gran Larry Wood en varios colores, pero con la versión azul pasó algo curioso. Según las historias y leyendas, en 1985 Bob Parker (un joven coleccionista de Hot Wheels) encontró uno de estos coches en una tienda y decidió comprarlo para revenderlo.

Esta era una práctica habitual de Bob para conseguir algún dinero extra. El joven intercambiaba sus viejos coches de la marca Matchbox por Hot Wheels, que luego vendía a coleccionistas. En una de estas veces que hizo intercambios, Bob recibió un gran lote de Hot Wheels que incluía un Rodger Dodger del 74 en color azul.

Después de vender a un coleccionista este Rodger Dodger, volvió a la tienda y encontró otro igual. Viendo que era un modelo que se vendía bien preguntó al propietario de la tienda si tenía más de ese modelo. Resultó que en dicha tienda quedaban seis en total. Bob los compró todos.

Al poco tiempo Bob consiguió venderlos con facilidad y un poco más caros de lo normal. Lo que Bob no sabía es que Mattel solo había fabricado 7 coches Rodger Dodger de color azul en 1974. Bob tuvo todos esos coches en su mano, y sin saberlo los vendió.

Desconocemos cuánto hay de cierto en esta historia, pero lo que sí te podemos decir es que estos coches a día de hoy valen entre 4500 y 6000 dólares cada uno. Bob, sin saberlo, tuvo entre 31,500 y 42,000 dólares en sus manos.



AMX Custom, versión inglesa de 1970.

Este coche salió al mercado por primera vez en 1969 y fue diseñado por Ira Gilford. Su diseño era solo para el mercado de EEUU, con ruedas Red Line e interior blanco. Pasó por el mercado sin pena ni gloria, siendo tan solo un coche más de la colección. Pero en 1970 se editó una versión especial en Reino Unido llamada el AMX Azul de Ed Shaver.

Ese año, en un circuito de carreras británico, compitió un coche del modelo en el que se basaba este Hot Wheels. Mattel, bajo su marcha de coches, aprovechó la ocasión para patrocinar el vehículo y su escudería. A mayores, aprovechó esta campaña de marketing para relanzar en Reino Unido su AMX Custom.

Esta nueva versión era idéntica al coche que se podía ver en las carreras, con los mismos colores y diseño. A día de hoy, este coche tiene un precio de salida en subastas de 4000 dólares.

Es un coche difícil de conseguir debido a su alta demanda y baja producción (sin contar el hecho de que solo se vendió en Reino Unido). Y por si fuera poco, es un coche que presenta ciertas dificultades para identificar si es falso o no.

Mattel no repintó ni cambió el diseño de los coches para esta edición, solo se limitó a colocar pegatinas. Por lo cual, si en algún momento vas a comprar alguno de estos vehículos, te aconsejamos que revises bien las pegatinas, ya que estas se pueden falsificar con facilidad.

Custom Volkswagen, de 1968

Hot Wheels fue lanzada al mercado por Mattel en 1968. Ese año se presentaron los coches conocidos como “Sweet 16”, que son los 16 primeros modelos que los consumidores conocieron de esta marca. Entre ellos destaca el Custom Volkswagen, ya que no solo se editó en varios colores, si no que también presentó cambios en su diseño.

El coche fue diseñado por Ira Gilford y Harry Bradley. Para crearlo, se basaron en el popular escarabajo (un coche que a día de hoy es un símbolo de la década de los ’60). La principal diferencia que existe entre el diseño original es su motor, ya que la versión de juguete lo tiene en la parte frontal del coche y no en la trasera. Este motor es un potente V8 que le da un toque especial.

En su primera edición se fabricó con el techo cerrado y sin ventanas a los lados. Fue producido en Hong Kong y solo se vendieron en Alemania e Inglaterra. En su segunda edición el coche ya ganó ventanas en los laterales y una pequeña abertura en el techo.

La primera edición es sumamente rara de ver y se puede encontrar principalmente en color azul, aunque también se editó en otros colores como naranja, rojo y verde, entre otros. Su precio de salida en subastas es de entre 1500 y 4500 dólares, dependiendo de su color y edición.



Baron  Rojo, con interior blanco, de 1970

En 1968 se presentó un coche Hot-rod custom. Tenía un modelo estilizado y llevaba en la parte superior un casco de infantería alemana de la primera guerra mundial. Fue producido por Monogram e intentaba aprovechar el éxito de Snoopy, que en aquel entonces estaba muy de moda (en sus historias podíamos ver al perrito teniendo batallas imaginarias con el barón rojo).

En 1969 el coche se construyó a tamaño real, y en ese entonces apareció el casting de Hot Wheels. En 1970 la marca de Mattel lo sacó al mercado con un diseño propio que, a diferencia de los demás, tenía defensas. Pero lo más curioso no fue esto, sino una versión con el interior en color blanco.

El interior del coche es normalmente de color negro, pero en 1970 aparecieron unos pocos cuyo interior era del color opuesto.  Se sospecha que puede ser un prototipo o algo similar debido a que el grabado de información de derechos de autor no se presenta de la misma manera que en los demás Barones Rojos.

La tercera edición de la guía oficial de Hot Wheels para coleccionistas de Michael Zarnock señaló a este coche como el quinto coche más raro de la historia de la marca. A su vez le fija un precio mínimo entre coleccionistas de 3000 dólares. De momento no se han encontrado más ejemplares que los ya conocidos. Ha habido reediciones del vehículo con el interior blanco, pero de la versión de 1970 no hay más noticias.

Mad Maverick, prototipo de 1970

En 1970 se introdujo en el catálogo de Hot Wheels el Mighty Maverick, un modelo de coche que se ha seguido produciendo de manera intermitente hasta la actualidad. Pero originalmente este vehículo tenía otro nombre.

Durante su etapa de diseño y preproducción fue conocido como Mad Maverick. Incluso los primeros modelos de prueba fabricados llevaban ese nombre en la parte inferior del coche. Finalmente, y justo antes de su lanzamiento se optó por cambiar su nombre a Mighty Maverick.

Este cambio de última hora se debió a que Johnny Lightning, empresa que también fabricaba coches de juguetes, ya tenía en su catalogo un coche llamado Mad Maverick. Y por si fuera poco, ambos estaban basados en el mismo coche, el Ford Maverick.

Al ser tan solo prototipos existen muy pocos ejemplares de estos coches. Que se sepa hasta la fecha hay uno sin pintura y sin ensamblar, uno morado y dos azules. El precio de salida a subasta de cada uno de estos coches está fijado en 5300 dólares.



Custom Camaro blanco, el primer Hot Wheels.

Si hay un Hot Wheels que se pueda clasificar como el más autentico de todos, es el Custom Camaro blanco de 1968. Este fue el primer coche de la marca que se diseñó, construyó y vendió. Con este vehículo se inició toda la historia de los coches de Mattel y a día de hoy es prácticamente imposible de encontrar.

La versión blanca de 1968 pertenece a una serie de prototipos y pruebas que salieron al mercado por error. Se mezclaron con los coches que se debían enviar a las tiendas, acabando empaquetados y distribuidos por las tiendas de los minoristas.

Su color blanco se debe a ser parte de una fase de preproducción, donde los coches se pintan de color blanco para detectar posibles fallos en la producción. A día de hoy se considera imposible de encontrar en su caja original y sin abrir (de aparecer alguno, su valor sería incalculable).

La guía oficial de coleccionistas atribuye un valor de salida a subasta de 2500 dólares a este Camaro sin su caja. No obstante algunos medios afirman que su valor de salida en los últimos años ha sido de 5600 dólares.

Cheetah/Python de 1968

Cuando Hot Wheels salió al mercado se creó un coche que llevaba por nombre Cheetah. Era parte de los “dulces 16” y se programó su salida a la venta en la primavera de 1968. Pero cuando ya casi todo estaba listo para lanzarlo, hubo que realizar modificaciones.

Cheetah era un nombre registrado por Bill Thomas, un alto ejecutivo de General Motors. El coche no podía salir a la venta con dicho nombre, por lo cual se le cambió el nombre a Python, que es como se lo conoce hoy popularmente.

No obstante, muchos de estos vehículos ya se habían fabricado bajo el nombre de Cheetah. Incluso se habían promocionado de esta forma junto a una conocida marca de cereales con la que Mattel estaba trabajando. El plan era regalar entre los compradores de los cereales este coche y, pese a la reclamación de derechos y el cambio de nombre, dicho plan no se alteró.

El Cheetah acabó saliendo al mercado en 1968 junto a los cereales. El resto fueron a las tiendas bajo el nombre Python, pero esos pocos Cheetah no fueron modificados de ninguna manera.

Debido a cómo fueron distribuidos y a su baja producción, es muy difícil encontrar uno de estos. Se sabe con certeza que todos los Cheetah fueron producidos en Hong Kong, pero se desconoce su distribución exacta. Es por ello que en la actualidad su precio se ha disparado, llegando a registrarse ventas de hasta 10000 dólares.

Volkswagen Beach Bomb rosa de 1969

Si el Camaro blanco del ’68 fue el que lanzó la marca, la Volkswagen Beach Bomb fue la que consagró a Hot Wheels. Fue el modelo más popular de su año. Se editó en muchos colores y tenía 2 tablas de surf en la parte trasera que se podían extraer.

Pero, a pesar de su popularidad y alta demanda, solo se llegaron a producir 200 piezas de este vehículo en su primera edición. Este dato convierte a esta furgoneta en el Hot Wheels más demandado y perseguido de la historia.

Posteriormente se reeditó y se presentó al mercado con modificaciones. Originalmente no se produjeron más copias porque el coche no funcionaba bien en las pistas de la marca (era muy estrecho y había que ensanchar sus laterales). Por lo cual los 200 Volkswagen Beach Bomb originales son un tesoro al que muy pocos pueden acceder.

Pero, por si no fuera suficientemente demandado, existe un modelo que tiene más demanda aún: la Volkswagen Beach Bomb rosa. Es un prototipo y solo existe un ejemplar, que se ha valorado en 70000 dólares (aunque algunos afirman que de salir a subasta, podría llegar a los 125000 dólares).



Coches Treasure Hunt (TH)

A mediados de los ’90 Hot Wheels lanzo los coches Treasure Hunt. Estos se caracterizan por lo difícil que es poder encontrarlos en tiendas. Son exactamente iguales que los coches de la gama más simple de Hot Wheels (incluso valen lo mismo), pero con un acabado especial.

Son versiones de coches ya existentes pero con un diseño y pintura mucho más detallada. Se calcula que cada año se fabrican aproximadamente 15 modelos distintos (algunos años más, otros años menos) y se produce uno cada 1000 o 5000 Hot Wheels.

Los TH pueden estar en cualquier tienda y aparecer en cualquier momento (se estima que con cada pedido que hace un minorista, llega uno o dos de estos coches). Los hay de tres tipos distintos: Tresure Hunt, Super Tresure Hunt y Super Secret Tresure Hunt.

Estos coches son difíciles de localizar y cada año se renuevan. No obstante, no es imposible encontrarlos y es por ello que hemos redactado una guía que te ayudara a localizarlos con más facilidad:



Dulces dieciséis

Se conoce como “Sweet 16” o “The original 16” a los primeros coches que Mattel sacó al mercado bajo la marca Hot Wheels. Estos primeros modelos iban en muchos colores y todos pintados con Spectraflame. Muchos de ellos valen a día de hoy miles de dólares y es muy complicado encontrarlos en su caja original (por no decir imposible).

La era Red Line (los primeros años de la marca) se inicia con estos 16 modelos. Salieron al mercado hace más de 50 años y se distribuyeron en tiendas, cajas de cereales y sorteos en gasolineras. Cada uno de estos coches iba acompañado de una chapa de coleccionista que garantizaba la originalidad del producto.

Debido a su gran peso histórico y su importancia dentro de la marca, estos coches son siempre los más perseguidos, tanto los originales como sus reediciones. Tener un Sweet 16 es tener un pequeño trozo de historia.

Listado de los Sweet 16 de 1968

  • Beatnik Bandit
  • Custom Barracuda
  • Custom Camaro
  • Custom Corvette
  • Custom Cougar
  • Custom Eldorado
  • Custom Firebird
  • Custom Fleetside
  • Custom Mustang
  • Custom T-Bird
  • Custom VW
  • Deora
  • Ford J-Car
  • Hot Heap
  • Python
  • Silhouette



Fabricados en México

En los años 80 Mattel dio licencias a muchos países para fabricar sus juguetes más populares. He-man era su marca estrella y estaba viviendo un gran momento, pero los gastos de envío y aranceles para exportar mercadería reducían los beneficios de la marca. Es por ello que la empresa dio licencias para que algunos países pudieran fabricar sus juguetes más demandados y así abastecer al mercado.

Entre los países licenciados se encontró México. Entre 1983 y 1987 el país azteca pudo producir sus propios Hot Wheels. La demanda era tan alta en el país que no se podía abastecer ni con toda la producción de EEUU y Hong Kong. El tener una fábrica propia ayudó a solucionar este problema, generando empleo y dejando a los clientes satisfechos.

La concesión se le entregó a dos empresas: AURIMAT y Cipsa. La producción recibió una nula supervisión por parte de Mattel. Las empresas, con el fin de ahorrar costes, utilizaron materiales de baja calidad como el zamak, una aleación de zinc, aluminio, magnesio y cobre.

A mayores de esto, se tomaron ciertas licencias en los diseños. Algunos salieron con colores que nunca se habían visto en otras partes del mundo, que no aparecieron jamás en catálogos y que Mattel no había aprobado.

Se han registrado hasta la fecha al menos 87 modelos de coches de Hot Wheels fabricados durante aquellos años en México. Algunos destacan especialmente por tener ruedas de goma o versiones con colores raros. Y aunque muchos coleccionistas señalan a estos coches como simples bootlegs mexicanos, la realidad es que son 100% Hot Wheels. Tenían licencia oficial de Mattel y se fabricaron legalmente, así que, aunque la calidad de estos sea baja, siguen siendo Hot Wheels.

A día de hoy es muy difícil encontrarlos, y mucho más difícil encontrarlos en buen estado. Debido a su baja calidad y su mal acabado, muchos de estos coches ya no existen. Con el tiempo se han ido rompiendo y deteriorando hasta el punto de ser irreconocibles. A mayores, existe el absurdo debate en algunos mercados de si son bootlegs o no, lo cual tampoco ayuda a que estos coches ganen valor. A día de hoy, cada uno de estos vehículos se suele pagar a unos 50 dólares en mercados de colección.



Seguimos investigando sobre Hot Wheels

Este artículo se irá actualizando a medida que encontremos más información sobre los Hot Wheels más raros, caros y difíciles de encontrar. Si quieres saber más sobre algún coche en particular, o tienes alguna duda, dínoslo en los comentarios o escríbenos en nuestra cuenta de instagram.

Por nuestra parte seguiremos estudiando cuáles son los Hot Wheels más difíciles de encontrar de 2019, y de toda su historia. Cualquier información relevante que encontremos la agregaremos a este post para que te sea más sencillo conocer todo sobre la marca de coches de Mattel.

Colección, Hot Wheels

Deja una respuesta