Hasbro compra Entertainment One por 4.000 millones de dólares.

Si hace unas semanas hablábamos de que Hasbro estaba buscando hacer un universo cinematográfico de GI Joe, o que buscaba la forma de realizar un crossover entre Power Rangers y Transformers, hoy podemos ver como esas noticias cogen especial relevancia. Según podemos leer en elconomista.es Hasbro ha adquiridoEntertainment One por 4k millones de dólares. 

Tal vez el nombre de la empresa no le suene a muchos, pero es la productora y distribuidora que esta detrás de Peppa Pig, John Wick, The Walking Dead y PJ Masks. Ahora la juguetera es la propietaria de todas las licencias que posee la empresa, así como también de sus recursos y productos.

Hasbro espera con esta adquisición mejorar sus beneficios en venta de merchandising, generar nueva mercadotecnia asociados a la productora y crear nuevas sinergias. De esta forma no solo podría producir los contenidos ya existentes y convertirlos en juguetes, si no que a mayores podría crear nuevas películas y series basadas en sus principales marcas (GI Joe, Transformers, etc).



Hasbro sigue los pasos de Disney

Con esta adquisición Hasbro no tendría que licenciar sus productos para crear producciones audiovisuales. Ahora que tiene en sus manos los recursos de producción de EOne puede crear material por si mismo (como la nueva película de Power Rangers en la que ya están trabajando).

Hay que tener en cuenta que Hasbro ha pagado por cada licencia de EOne un 31% más del precio estipulado semanas antes. Este sobre coste llevo a una fuerte desconfianza por parte de inversionistas (Hasbro, sus marcas y EOne han sufrido caídas en los últimos días).

No obstante esta decisión, en un principio no es mala. Disney lleva años siguiendo este modelo de negocio que consiste en aglutinar profesionales bajo una gran corporación. De esta forma son capaces de crear productos que no dependan de terceros y generen grandes ingresos.

Al tener su propia productora Hasbro puede hacer películas, distribuirlas y vender todo su merchandising sin depender de nadie más que de si mismos. Y todo esto sin contar con productos derivados como series de televisión, dibujos animados y toda la mercadotecnia que estos generen.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *